MUJER ACTUAL SECUESTRADA

Primer día de un nuevo año en el calendario occidental, de un mundo supuestamente civilizado y muy lejos de otras culturas donde la opresión de la mujer es manifiesta y exhibida, reconocida y asumida.
¿Muy lejos?
Cualquier dia bien temprano, miles de ejecutivos se dirigen a sus oficinas, trajes impecables y cuidado aspecto. Una gran parte de estos, además de cobrar sueldos inferiores por el mismo trabajo, tienen que llevar tacones altos, hacer dieta estricta, ir al gimnasio, a los centros de estética que les ajusten la apariencia a la edad políticamente correcta para ser aceptados, pues más allá de los 45 años se les considera ineficaces. Es cuestión de GENERO, el FEMENINO.

Seguimos comprando en comercios donde las dependientas están de pie en sus tacones, y metidas en prendas de la talla 38, durante más de 8 horas, años y años sin subir de categoría, pues ésta está reservada para el otro género. La mayoría de encargados y jefes son hombres, no solo en los comercios, sino prácticamente en cualquier empresa.
Hasta la maternidad le ha sido arrebatada a la mujer actual, que se ve presionada a abandonar la lactancia natural en favor de unos senos intactos, que no se estropeen por el amamantamiento, y que le garanticen esa imagen de superwoman. Sociedades donde aumenta el uso de la mujer como objeto y reclamo publicitario para casi cualquier producto.
La tirania sigue ejerciéndose sobre la mujer, más o menos explícitamente, solo que en los países desarrollados puede llevar también la etiqueta de "liberación",
En algunos lugares, se le suma otras discriminaciones como su raza o religión.
El maltrato tiene muchas caras, quitémosle los velos.