Paz Desequilibrada

La actual crisis tiene que servir de palanca para un nuevo estilo de vida basado en un Desarrollo Global Sostenible, tanto medioambiental como socialmente, que respete y proteja la diversidad. Un nuevo modelo de sociedad donde la vida, en cualquiera de sus múltiples manifestaciones, es un bien a proteger; que erradique la discriminación animal, seres que sienten y sufren y que como manifestaciones de vida, tienen el mismo derecho que el hombre a una existencia digna según su especie; que lo considere como compañero en esta experiencia vital. Ningún ser vivo puede ser usado para solaz, esparcimiento y diversión exclusiva del hombre. Una nueva conciencia que respete el ciclo de vida de las especies destinadas a consumo, en un entorno más natural, donde ni su carne ni su piel sean más valiosas que su vida. La existencia del hombre está fuertemente ligada a la del planeta, si la salud de la Naturaleza se resiente, el hombre, mucho más frágil, enferma; dicha unicidad es indisoluble.