EL LIBRO POR LA PAZ EN DARFUR:
El libro por la paz en Darfur inicia con una petición a los países que conforman el Consejo de Seguridad – órgano de Naciones Unidas responsable de velar por la paz mundial – pidiendo que tomen medidas para garantizar la seguridad de los habitantes de esta región en conflicto. Además incluye ilustraciones de 65 artistas gráficos que contribuyeron a respaldar esta petición desde muy particular interpretación del conflicto. Finalmente este libro contiene casi 600 páginas en blanco que son la base su fuerza, una vez llenas de firmas de decenas de miles de mexicanos y mexicanas este libro se transformará en un instrumento de presión imposible de ignorar.

Además este libro – una vez esté lleno de con estas decenas de miles de firmas – será el instrumento que le recuerde al gobierno mexicano que tiene la obligación de presionar internacionalmente para llegar a una solución al conflicto.
Al final de la campaña este libro será mostrado a las autoridades mexicanas y será entregado al Consejo de Seguridad.
La gente de Darfur necesita tu firma, ¡firma ahora!

Más de 6 años han pasado desde que el conflicto en Darfur estalló y, desde entonces, más de 250.000 personas han muerto y más de 2.5 millones de personas han sido desplazadas de sus hogares en el oeste de Sudán - según cifras de las Naciones Unidas - en una las más graves crisis humanitarias en la historia.

Se trata del conflicto que enfrenta al Gobierno sudanés y milicias progubernamentales de religión musulmana al norte del país, religión predominante en el país, con grupos rebeldes del sur, la mayoría de origen africano y religión cristiana, quienes acusan al gobierno de sostener una política de marginación a beneficio de la población islámica.

El conflicto, el cual se remonta desde 1983 con el estallido de una guerra civil entre las partes, ha degenerado en matanzas, secuestros y graves violaciones a los derechos humanos. Sin embargo, la situación empeoró en marzo de 2003, cuando el movimiento insurgente SLA (Ejército de Liberación de Sudán) y el Movimiento de la Justicia y la Igualdad (JEM) se alzaron en contra del Gobierno.

En represalia, las milicias armadas por el Gobierno, conocidas como Janjawid, han echado a más de dos millones de personas de sus tierras. Muchos de estos civiles atrapados en medio del conflicto ahora son desplazados internos y viven en más de 200 campos de refugiados, algunos instalados en el vecino país Chad, a quien el Gobierno sudanés acusa de apoyar a los rebeldes.

La situación de los refugiados y desplazados es precaria; carecen de alimentos, de seguridad, de justicia y muchas veces son víctimas de violaciones y abusos por parte de las partes involucradas. Reciben asistencia de las agencias humanitarias las cuales cotidianamente ven entorpecido su trabajo a raíz de la inseguridad con la que trabajan sus miembros. Algunos de ellos han sido asesinados.

A su vez, los campamentos de desplazados son resguardados por las fuerzas de la UNAMID, una fuerza de paz conjunta de las Naciones Unidas con tropas de la Unión Africana desde 2007. Dependen para su provisión de alimentación, agua y atención médica de las agencias de ayuda internacionales por lo que la tarea de mantenerlas se dificulta en un ambiente de hostilidad por parte del Gobierno y de los insurgentes.

Es esta una de las peticiones que hace Amnistía Internacional al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas: Fortalecer y garantizar la protección de la población civil para que ésta pueda vivir con seguridad y dignidad, mediante el adecuado uso de los recursos financieros y humanos que permitan a las fuerzas de paz internacionales cumplir con su mandato.

La Corte Penal Internacional (CPI) ha emitido tres ordenes de aprehensión contra los responsables de la crisis humanitaria que actualmente se vive en Darfur. La última de ellas, el 4 de marzo de 2009, la CPI expidió una orden de aprehensión en contra del Presidente Omar al-Bashir, acusándolo de crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra. Al día de hoy, Sudán continúa desconociendo la jurisdicción de la CPI y se niega a cooperar con ella.

Este es el contexto en el que Amnistía Internacional invita a todos los mexicanos y mexicanas a que sean los autores del libro que puede cambiar la historia de un pueblo, el “Libro por Darfur”. Hacemos así un llamado a ser los autores y autoras del movimiento de paz más grande que México haya hecho, a ser los autores y autoras de la lucha por los derechos humanos en Darfur, a ser los autores y autoras de la libertad de más de 1.5 millones de estos pequeños.

¡Amnistía Internacional te necesita!

Gracias al apoyo de personas como tú hemos logrado la liberación de más de 43,000 prisioneros de 



(texto de la página de AI de EL LIBRO DE LA PAZ)