Cuentan que los Reyes Magos...

Cuentan que los Reyes Magos - Melchor, Gaspar y Baltasar- brillan tanto en la historia de la humanidad, como las estrellas del Cinturón de Orión -Alnitak, Alnilam y Mintakan- en el universo conocido.

Tres estrellas en el manto de la noche, tres coronas en la túnica del amanecer:   

Rey Melchor, cuyo reinado se encontraba a siete jornadas al sudeste de Babilonia, rodeado de magos, profetas y sabios, alcanzó el grado de Gran Mago; descubridor de la montaña de las Tres Coronas de Oro, ofrecerá al recién nacido el metal más puro, símbolo del poder, el corazón de la Tierra, el Oro. Símbolo de la Luz. 


Rey Baltasar, cuyas tierras se sitúan al oeste del reino de Saba, Gran Mago, buscador del Anillo del Rey Salomón, ofrecerá al niño una resina extraída de los árboles,  lágrimas que sanarán cuerpo y espíritu, y ungüento embalsamador, la Mirra. Símbolo de Eternidad.

Rey Gaspar, descendiente de Balkis, la reina de Saba que viajó a Jerusalén a visitar al rey Salomón, Gran Mago, guerrero conquistador de la Corona del Desierto, el laberinto de espejismos, ofrecerá a Jesús un cristal de la resina que al quemarse sana y prurifica, el polvo de la vida, el Incienso. Símbolo del Espíritu.

Cuentan que los tres Reyes Magos con sus ofrendas de mirra, oro e incienso, reconocerán a Jesús como Hombre, como rey de la Tierra y como rey Celestial, brindándole las herramientas que protegerán al recién nacido.

Cuentan que en realidad el hijo de Dios es cada uno de nosotros, y que los Reyes Magos son los trabajos para el camino interior que conducirá a nuestro Mesías.

Cuentan...